Certifiés BIO

Gels et lubrifiants intimes

Colis discret

sans mention de la marque

Paiement x4

sans frais

SAV 7j/7

disponible 7j/7

chevron_left chevron_right
13 Conseils pour Prendre soin de ton Sexe GOLIATE

13 consejos para cuidar tu sexo

Cuidar el pene es una parte integral de la vida sexual y, sin embargo, rara vez nos enseñan cómo hacerlo. Desafortunadamente, la vulva es más sensible que el pene a molestias como infecciones urinarias o desequilibrios de la flora... ¡Pero las reglas de higiene se aplican a todos! Algunos consejos prácticos ayudan a garantizar una buena higiene evitando la mayoría de las dificultades.


Cuida su vulva

Para lavarse el pene:

  • Lava tu vulva una vez al día, pero cuidado, ¡solo la parte externa! La vagina es autolimpiante, nunca debes poner agua ni jabón en su interior, de lo contrario corres el riesgo de desequilibrar completamente tu flora.

  • ¿Qué producto utilizar? Lo ideal es utilizar un tratamiento limpiador suave (sin jabón, sin perfume) o simplemente agua limpia, según tu preferencia. Aunque no sea necesario comprar productos especializados (que son caros y a menudo contienen perfume), conviene evitar los geles de ducha ultraperfumados disponibles comercialmente. Lo ideal es un tratamiento de limpieza suave comprado en una farmacia.

  • Lávate, sí, pero no demasiado: lávate la vulva una vez al día, ¡no más! Lavarse con demasiada frecuencia puede desequilibrar su flora. Si sientes la necesidad de refrescarte durante el día (por ejemplo, cuando tienes la regla) puedes enjuagar con agua limpia, pero sin añadir ningún producto ni jabón.

  • Seca bien tu vulva después de la ducha para evitar captar humedad en esta zona tan sensible.

  • ¡Deben evitarse las toallitas y los desodorantes! Además de inútiles, muchas veces resultan perjudiciales.

  • Utiliza únicamente productos orgánicos que son buenos para el cuerpo, como el bálsamo de cuidado regenerador para la vulva .

Algunos consejos sobre tu sexualidad

  • Cualquier cosa que entre en contacto con tu vulva debe estar limpio: es obligatorio lavarse las manos (/juguetes sexuales, penes, etc.) antes de la masturbación o el sexo.

  • No pasamos del ano a la vulva: el ano y el recto contienen bacterias que nunca deben entrar en contacto con esta zona, so pena de provocar molestias como vaginosis, micosis o incluso una infección urinaria. Esto también se aplica al paso del ano (externo) a la vulva (externa), incluso si no ha habido penetración. ¡En cambio, hacer lo contrario no supone ningún problema!

  • Ir a orinar después del sexo: esto reduce el riesgo de infección urinaria, al eliminar todas las pequeñas bacterias que podrían haberse alojado en la uretra.

Consejos para la vida diaria:

  • Beba mucha agua y use ropa interior de algodón.
  • ¿Con o sin pelo? Los pelos son higiénicos: forman una barrera que reduce ligeramente el riesgo de infección. La decisión de conservarlos o eliminarlos debe depender de sus deseos y preferencias.

Bonificación: ¡mira tu vulva en un espejo!

  • Esta área del cuerpo a menudo se descuida, pero conocerse mejor a uno mismo es una parte integral de la satisfacción sexual.

Si te sientes cómoda con esto, toma un pequeño espejo (o la cámara selfie de tu celular), y observa tu vulva, tratando de identificar los diferentes elementos: clítoris, meato uretral, labios internos (“labios menores”). ), labios externos ("labios mayores"), entrada a la vagina.
Ayúdate de una ilustración si tienes dudas.

Cuida su pene

Lávate el pene:

  • Debe limpiarse cuidadosamente todos los días. El pene es generalmente menos sensible que la vulva a los desequilibrios de la flora, por lo que es perfectamente posible utilizar jabón o gel de ducha para lavarse, aunque lo ideal sigue siendo un tratamiento de limpieza suave. Si no te has operado de circuncisión, no olvides quitarte el pene para lavarte el glande. El escroto (la piel que rodea los testículos) y el ano también deben limpiarse con cuidado.

Toca tus testículos:

  • El cáncer testicular es muy tratable si se detecta a tiempo. ¡Y la mejor manera de detectarlo rápidamente es palpar tus testículos con regularidad! Una vez al mes, en la ducha con agua y jabón, utiliza una mano para sujetar tus testículos y la otra para palparlos en busca de cualquier anomalía: pequeño bulto duro debajo de la piel, dolor, hinchazón... En caso de duda, consulta con tu médico de cabecera. rápidamente.

Cuida a tus socios:

  • Ciertamente, el pene es menos sensible que la vulva a las infecciones y a los desequilibrios. Pero una falta de higiene por tu parte podría causar molestias a tu pareja. Cuidar tu salud sexual también significa pensar en los demás teniendo una buena higiene, teniendo condones del tamaño adecuado, averiguando qué podría crear un problema a tu pareja y consultando ante la más mínima señal de alerta.

Encuentre el condón adecuado:

  • Un condón demasiado apretado puede causar pérdida de sensación, y un condón demasiado flojo tiene más probabilidades de deslizarse durante las relaciones sexuales. Un buen condón se ajusta perfectamente, pero no demasiado. Si tienes dudas sobre tu talla, puedes acudir a este sitio .

Cuidar tu pene también es...

Acepta su olor:

  • ¡La vulva y el pene no huelen a rosas y eso es normal! Mientras tu higiene sea buena y tu olor no cambie repentinamente, no hay motivo de preocupación.

Consultar ante la menor alerta:

  • Secreción inusual, aparición de un pequeño bulto, picazón, cambio brusco en el olor de su pene, manchas, dolor, secreción extraña... Cualquier señal inusual debe llevarle a consultar rápidamente a su médico de cabecera. La mayoría de las dificultades e inconvenientes se pueden resolver fácilmente si se manejan correctamente.

En caso de problema, evite los “remedios caseros”:

  • Muchas personas intentan tratar las infecciones por hongos o la vaginosis con remedios locos (¡como ponerse yogur o ajo en la vagina!).
    Resultado: la mayoría de las veces la situación empeora. Pide consejo a tu médico o ginecólogo antes de intentar cualquier cosa fuera de lo común para resolver tu dificultad, y no olvides que los tratamientos médicos tradicionales (óvulos, antibióticos, etc.) son los más efectivos y eficientes.

Protégete de las ITS:

  • Lamentablemente, las ITS están aumentando debido a la disminución del uso de protección. ¡Usar condones y hacerse pruebas periódicas son las dos mejores formas de protegerse!

Espero que estos pocos consejos te ayuden a cuidar tu pene con facilidad.

Y sobre todo, para cuidar tu pene, ¡también aprendes a divertirte!

Por ejemplo, probando nuestro súper Conejo .