Certifiés BIO

Gels et lubrifiants intimes

Colis discret

sans mention de la marque

Paiement x4

sans frais

SAV 7j/7

disponible 7j/7

chevron_left chevron_right
Ces zones érogènes que l’on ne connait pas ! GOLIATE

¡Estas zonas erógenas que no conocemos!

Las zonas erógenas son regiones del cuerpo humano particularmente sensibles a la estimulación, que pueden provocar una respuesta sexual o erótica.

Estas áreas varían de persona a persona y pueden verse influenciadas por factores biológicos, psicológicos y sociales.

¿Qué es una zona erógena?

Una zona erógena es una parte del cuerpo humano particularmente sensible a la estimulación, capaz de provocar una respuesta erótica o sexual. Estas áreas tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas, lo que las hace particularmente receptivas al tacto, la presión u otras formas de estimulación.

Las zonas erógenas no se limitan a los genitales. Aunque suelen estar más asociados con la respuesta sexual, otras partes del cuerpo, como los labios, el cuello, las orejas, los senos o incluso la parte interna de los muslos, también pueden considerarse erógenas. La sensibilidad de estas zonas puede variar de persona a persona, y lo que resulta estimulante para una puede no serlo para otra.

Todos somos diferentes

También es importante señalar que la percepción de las zonas erógenas puede verse influenciada por factores psicológicos, culturales e individuales. Por ejemplo, algunas culturas o religiones pueden tener tabúes con respecto a determinadas partes del cuerpo, lo que puede influir en la forma en que los individuos perciben y responden a la estimulación de estas áreas.

En resumen, las zonas erógenas desempeñan un papel crucial en la intimidad y la sexualidad humanas, proporcionando multitud de vías para explorar y aumentar el placer erótico.

Zonas erógenas clásicas

Tanto hombres como mujeres tienen las llamadas zonas erógenas primarias (en los hombres, el pene, los testículos, el punto P, en las mujeres, los senos, la vulva, el clítoris, la vagina, etc.). Todo el mundo está de acuerdo en estas zonas: están inervadas, son sensibles y, cuando se tocan, proporcionan placer. Sin embargo, ¡descubrir tu cuerpo no termina ahí! También hay zonas erógenas secundarias, más personales, que se despiertan según una personalidad, un momento, una pareja, una fantasía...

La sensibilidad de estas zonas puede variar mucho de persona a persona, y lo que resulta estimulante para una puede no serlo para otra.

Zonas erógenas comunes a hombres y mujeres.

  1. Labios: Una de las primeras áreas que exploran las parejas, son extremadamente sensibles al tacto.
  2. Cuello: Besos, ligeros mordiscos o caricias pueden provocar una fuerte reacción.
  3. Orejas: Los lóbulos en particular pueden ser muy sensibles a besos o mordiscos ligeros.
  4. El cuello: una zona a menudo descuidada pero muy sensible.
  5. Senos y pezones: En algunas personas, la estimulación de los pezones puede provocar una fuerte excitación.
  6. La espalda baja: Particularmente sensible a las caricias y masajes.
  7. La parte interna de los muslos: Zona cercana a los genitales y por tanto muy sensible.
  8. Pies: algunos encuentran que los masajes en los pies o la estimulación de los dedos de los pies pueden ser eróticos.

Zonas erógenas específicas de los hombres.

  1. El pene: Evidentemente, esta es una de las principales zonas erógenas del hombre.
  2. Los testículos: aunque son sensibles, pueden responder muy bien a una estimulación suave.
  3. El frenillo: La banda de tejido situada bajo el glande del pene, especialmente sensible.
  4. El ano y la próstata: la estimulación anal puede ser placentera para algunos hombres y la próstata a menudo se conoce como el "punto G masculino".

Zonas erógenas específicas de la mujer.

  1. El clítoris: zona extremadamente sensible y a menudo central para el placer femenino.
  2. La vulva: Incluye los labios internos y externos, ambos sensibles a la estimulación.
  3. La vagina: En concreto, la zona conocida como "punto G", situada unos centímetros en el interior de la pared frontal de la vagina.
  4. El ano: Al igual que los hombres, algunas mujeres encuentran placentera la estimulación anal. En cualquier caso, cuando hablamos de estimulación anal , es imprescindible realizarla con lubricante .

Muchos de nosotros somos conscientes de las zonas erógenas "clásicas". Lo que no sabemos es que nunca dejamos de despertarles con nuevas sensaciones y que… ¡tenemos otras, hasta ahora discretas, que bien podrían volvernos locos mañana! Exploración.

Las zonas erógenas originales y a testear urgentemente

A algunos les encantará que les hagan cosquillas en los dedos de los pies, otros se excitarán cuando les acaricien el estómago. Y si bien todos tenemos zonas erógenas primarias, todos tenemos zonas secundarias para explorar.

En otras palabras, ¡nunca llegamos a conocernos! Entre los ámbitos ya explorados que esconden nuevos placeres y aquellos a los que nunca nos hemos acercado... ¡el éxtasis no está lejos!

Exploración de zonas erógenas.

Nos entendemos a nosotros mismos, entendemos a nuestra pareja y frecuentemente experimentamos placer según nuestros propios estándares .

Seguir un camino familiar es cómodo y forma nuestra “esencia erótica”. Sin embargo, para explorar territorios erógenos desconocidos y sentir nuevas emociones , centrémonos en la sensualidad y la delicadeza.

Los juegos previos extensos son esenciales para ir más allá de nuestros gestos familiares y atrevernos a explorar, solo o en dúo. Cuando el deseo se intensifica y nos dejamos llevar, tocamos cada zona del cuerpo de nuestra pareja, animándola a hacer lo mismo.

Otra forma de sumergirte en la sensualidad es a través del masaje . Busquemos un lugar acogedor en la cama, creemos un ambiente agradable y comencemos con masajes mutuos.

Tomarse su tiempo

No tiene sentido anticipar el acto íntimo que podría seguir: no es el objetivo principal y nos distrae del momento presente. En cambio, concentrémonos en descubrir el cuerpo del otro, desde la espalda hasta el busto, desde la curvatura del brazo hasta el cuello, desde los muslos hasta las nalgas ... Se ofrece un momento sin fin.

Despertar tus zonas erógenas: consejos

Pasando la mano por el antebrazo… ¿meh? ¡El tacto es un arte! Y para despertar una zona erógena, ¡toquemos de otra manera!

Usamos las yemas de los dedos para lograr la máxima emoción, agarramos o arrancamos ligeramente las uñas para un agarre un poco más salvaje... ¡Cambiamos nuestro enfoque, nuestro método ! Y también ritmo. Más rápido, más lento, nos alternamos. Sin olvidarnos de utilizar nuestra boca, muy sensible, húmeda, cálida, que nos permite acercarnos de una forma diferente a los rincones del cuerpo de nuestra pareja.

Finalmente, los juguetes sexuales vibrantes pueden ser verdaderos “motores”. El juguete Goliate My Pleasure será el compañero ideal. Especialmente diseñado para estimular tu intimidad o la de tu pareja, vibrará sobre todas las partes erógenas de tu cuerpo con tal potencia que despertarán ciertos rincones de tu anatomía.

Comunicarse con su pareja: la clave del éxito

Nos toca, lo tocamos... Para descubrir nuestras propias zonas erógenas pero también las de nuestra pareja, ¡escuchémonos y no dudemos en comunicarnos!

Cuando escanees el cuerpo de tu pareja, presta atención a sus reacciones , a su respiración, a la expresión de su rostro... Entonces entenderás si estás en el camino correcto. Así como él te observará mientras te acaricia: dile mediante sonidos, suspiros… y que eso te gusta.

Y además, las palabras siguen siendo bastante útiles además de este lenguaje no verbal. “Me encanta, inténtalo de nuevo”… Al comunicarnos, hacemos que el viaje sea cada vez más sorprendente, nos aventuramos juntos, como pareja, en nuevos terrenos.